Los Buses de mi plantilla al estilo Michael Brauer: BUS A

mixingplantillamétodo brauerize

Escrito el 12 de mayo de 2022, actualizado el 1 de agosto de 2022
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los Buses de mi plantilla al estilo Michael Brauer: BUS A

Nota: Esta post forma parte de un conjunto de artículos donde explico cómo aplico yo el sistema de cuatro grupos A, B, C y D en mi plantilla de mezcla de Logic, y a medida que estén todos escritos los dejaré enlazados para navegar rápidamente entre ellos.

Hace ya bastante tiempo que utilizo y perfecciono mi plantilla de mezcla.

Está basada en el método braureize de Michael Brauer, porque me permite trabajar de una manera más rápida. Creativa. Aunque lo más importante es que me permite obtener unos resultados más consistentes.

El icono que utilizo en este Bus es el de un piano. Me encanta cómo Logic utiliza los gráficos y los colores.

Con este icono siempre recuerdo que pistas debo enviar aquí. Pianos acústicos, pianos eléctricos, órganos, colchones, pads y todo aquel sonido más bien sostenido, como por ejemplo cuerdas largas. No hace falta decir que depende de la canción y de la aproximación que quiera darle a la mezcla no siempre será así.

Este es el primer Bus, el grupo A, al que lo podría llamar de cualquier otra manera, pero ya estoy acostumbrado y es parte del proceso mental rápido que hago al preparar una mezcla.

Las inserciones que tengo en este grupo no las toco nunca, una vez preparada la plantilla en Logic, con su calibración, se queda tal cual. Lo importante es con cuánto voltaje, cuánta señal, le enviamos al bus.

Como todas las inserciones que utilizo son emulaciones de hardware real, es importante hacer un buen trabajo previo de estructura de ganancia de las pistas que alimentan estos grupos finales.

La calibración de los plugins

Para poder dejar los plugins funcionando de manera óptima se debe hacer una calibración.

Cuando los calibré por primera vez me sentí como un alquimista del sonido.

Para ello utilizaremos un generador de tonos que cree una onda sinusoidal a -18dB justo antes del compresor, y después del compresor y el ecualizador colocamos un medidor VU también calibrado a -18dB.

Mi medidor VU de referencia siempre ha sido y será el fantástico VUMT de Klanghelm (y solo cuesta 14€).

1. La emulación de la consola Neve

Waves NLS Channel con el ajuste Nevo

En esta primera fase incorporamos una emulación de consola. Concretamente yo utilizo la Neve del Waves NLS. Añade un poco de coloración. No aplico nada de distorsión harmónica (drive) y además no requiere ningún tipo de calibración.

Para mí este paso inicial de la emulación de consola es fundamental para conseguir el sonido deseado, porque sin aplicar nada de drive ya le aporta ese “algo” tan agradable al oído.

2. Un compresor VCA

Classic VCA de Logic Pro que emula el dBX 160

El compresor moldea la señal de manera muy sutil, porque está configurado con un ratio de 1.5:1, con un ataque lento y con un release rápido. Yo utilizo el compresor Classic VCA de Logic, una emulación del dBX 160, un compresor muy musical y rápido.

Uno de los detalles más importantes a tener en cuenta es que esté insertado en modo Dual Mono, es decir, que carga 2 instancias del compresor, uno por cada canal del estéreo. Esto permite realizar la compresión independiente de cada canal.

La calibración del compresor se hace con la onda de 1kHz. Sin ganancia y con el umbral al mínimo para que no comprima nada. Mirando atentamente el medidor VU, que debería estar a 0dB, se ajusta el umbral (threshold) hasta que empiece a notarse en el medidor VU, entonces volvemos a una posición justo anterior del umbral, de modo que nos muestre 0dB. Compresor listo.

3. Un ecualizador musical

El Pultec EQP-1A

En mi caso utilizo un ecualizador tipo Pultec, el EQP-1A. También de Waves.

Nos interesan las bandas de 100Hz y de 8kHz en este grupo, y las potenciaremos según nos indique la calibración.

Para ello debemos activar el generador de ondas y lanzar 100Hz a -18dB. Ajustaremos la ganancia del ecualizador hasta que el medidor nos indique +1dB VU.

Después haremos lo mismo cambiando la frecuencia del generador, esta vez a 10kHz y ajustando los 8kHz del Pultec hasta llegar al +1dB en el medidor. Ecualizador calibrado.

Ya está el Bus A preparado.

Este es el último embudo de las pistas, con solo 3 inserciones calibradas que realmente no afectan demasiado al sonido.

Eso sí, antes de llegar aquí, cada pista puede que la hayas tenido que tratar, porque este grupo final A no hará magia, simplemente acabará de empaquetar los sonidos de este tipo.


¿Te ha gustado?
Puedes compartir el artículo:


¿Buscas mejorar tu música?
Envío emails de vez en cuando con ideas y tips de sonido y mezcla.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing. Mailchimp también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.